La Academia Norteamericana de la Lengua Española estrecha lazos con la Academia Salvadoreña

Publicado: Enero, 2011

SAN SALVADOR. En una campaña de la Academia Norteamericana de la Lengua Española por estrechar vínculos con las organizaciones hermanas, su secretario general, Jorge Ignacio Covarrubias, visitó en enero la sede de la Academia Salvadoreña para interiorizarse sobre sus actividades y manifestarle el apoyo de la institución.


Covarrubias, que había iniciado los contactos interacadémicos con una visita a la Academia Argentina de Letras —que preside Pedro Luis Barcia— en marzo de 2010, transmitió a la Academia Salvadoreña los saludos del director de la ANLE Gerardo Piña Rosales y de la directiva en pleno.

El académico fue recibido por el director emérito de la ASL, Alfredo Martínez Moreno; el académico Carlos Alberto Saz, el administrador académico Denys Fuentes Salinas y el bibliotecario Julio César Torres en la señorial sede de la Casa de las Academias, en una elegante zona de la capital salvadoreña donde la antigüedad venerable contrasta con los edificios modernos de la Alameda Juan Pablo II.

El secretario de la Norteamericana quedó gratamente impresionado con las actividades que cumple la primera academia de Centroamérica, establecida en 1875 y reconocida por la Real Academia un año después, en una época en que solamente Colombia, Ecuador y México tenían academias de la lengua reconocidas en nuestro continente. Los académicos salvadoreños le obsequiaron ejemplares de sus boletines y publicaciones institucionales, además de valiosos ejemplares de algunos de sus destacados miembros.

De izq. a decha: Carlos Alberto Saz, Alfredo Martínez Moreno y Jorge I. Covarrubias a las puertas de la Academia Salvadoreña

Asimismo visitó la biblioteca—compartida con la Academia de Historia—, donde el público puede concurrir para consultas sobre literatura, lingüística y cultura. En esos momentos había alumnos que aprovechaban el valioso material ofrecido en un ambiente propicio para la lectura y el estudio.

Martínez Moreno, que además de haber sido director de la Academia Salvadoreña durante 37 años fue canciller y presidente de la Corte Suprema de Justicia de su país, destacó la participación de miembros prominentes de la ASL no solo en la promoción de la lengua y la cultura, sino también en la vida nacional. El director de la ASL, David Escobar Galindo, afirmó, “fue uno de los negociadores de la paz en El Salvador y muchos dijeron que fue el factor decisivo”. En esa etapa vital para la pacificación del país Escobar Galindo era vicedirector de la Academia.

“Los acuerdos de paz son un modelo en el mundo”, agregó Martínez Moreno, quien aclaró que pese a sus altos cargos y a servir como asesor del canciller actual “no formo parte de ningún partido”, fiel a la tradicional prescindencia de las academias con todo partidismo.

Escobar Galindo, autor de numerosos libros premiados, integra el Consejo Económico y Social del nuevo gobierno y participa activamente en todo esfuerzo que mantenga la paz trabajosamente lograda por El Salvador. El secretario Matías Romero Coto, ex sacerdote, poeta y autor de un celebrado diccionario de salvadoreñismos, es celebrado por algunos de sus colegas como “uno de los mejores lingüistas del país”.

El académico Carlos Alberto Saz, uno de los anfitriones de Covarrubias, ha llevado la Academia Salvadoreña a la prensa impresa, la radio y la televisión. Desde hace tres años dirige el programa “Cultivando el idioma” que se transmite por el Canal 10 cuatro días por semana; conduce un programa radial de diez minutos, “Norma del buen decir”, de lunes a viernes en la Universidad Centroamericana, y escribe la columna “Gramática” en el Diario de Hoy.

“Me propongo difundir un español cuidadoso, normativo, general, sin descuidar los salvadoreñismos”, afirmó Saz, quien estuvo recientemente en Madrid cuando se dieron los toques finales a la Ortografía.

Los lazos entre las dos academias tienen particular importancia debido a la enorme proporción de salvadoreños que viven en Estados Unidos. Cálculos del gobierno de El Salvador y organizaciones defensoras de los derechos de los emigrantes indican que en el país del norte residen dos millones y  medio de salvadoreños, mientras que los habitantes de El Salvador son poco más de seis millones.

La ANLE, una de las 22 academias de la lengua española en tres continentes, es una corporación sin fines de lucro, fundada en 1973, cuya misión es fomentar el uso correcto de la lengua española en los Estados Unidos. Es reconocida oficialmente por GobiernoUSA como máxima autoridad en materia de idioma español en este país.

CONTACTO: prensa@anle.us
Tel.: 305.498.9910
PARA DISTRIBUCIÓN INMEDIATA
comments powered by Disqus