PRESENTAN EN NUEVA YORK LA NUEVA GRAMATICA DE LA LENGUA ESPAÑOLA

Publicado: Mayo, 2010

NUEVA YORK (26 de mayo, 2010). La Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) y el Instituto Cervantes de Nueva York aunaron esfuerzos para presentar en Estados Unidos la gramática más monumental del español producida jamás en los mil años de existencia de nuestro idioma.


Tras unas palabras de bienvenida al numeroso público, D. Eduardo Lago, director del Instituto Cervantes de Nueva York, la Nueva Gramática de la Lengua Española fue presentada por D. José Calafell, presidente del Grupo Planeta (México), D. Gerardo Piña-Rosales, director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, D. Jaime Labastida, de la Academia Mexicana de la Lengua, y D. Ignacio Bosque, de la Real Academia Española, ponente de la obra.

“Esta es una obra colectiva, colegiada, debatida, negociada, que refleja las propuestas mayoritarias”, afirmó Bosque, que en su función de ponente fue el encargado de coordinar y redactar la obra que movilizó a las veintidós academias de la lengua en español en tres continentes y cientos de expertos durante once años de arduo trabajo. “En ella están representados todos los países hispanohablantes. Quisimos construir un texto en el que todos se vieran representados”.

La obra, primera gramática oficial desde 1931, está constituida por dos gruesos volúmenes sobre Morfología y Sintaxis con un total de 4.000 páginas y quedará completada a fines de año con el tercer volumen sobre Fonética y Fonología, acompañado de un devedé. Asimismo, se presentó el Manual de la nueva gramática, versión mucho más breve. En pocos meses se publicará otra versión de la Nueva gramática, titulada “Básica”, de 300 páginas, para el público estudiantil.

La Nueva Gramática, que, según Bosque, es a la vez descriptiva y normativa, recopiló 40.000 ejemplos tomados de obras literarias, textos científicos, ensayos, periódicos, revistas y literatura popular, incluso hasta recetarios de cocina.

La obra —que debió haberse presentado en marzo en el Quinto Congreso de la Lengua Española en Valparaíso, Chile, acontecimiento que se canceló debido a un devastador terremoto— “no se limita a ser un catálogo de usos”, aclaró Bosque, y agregó: “En la lengua todo es sutil. Es un intento de penetrar en la relación entre la forma y el sentido”.

Al igual que el Diccionario y la Ortografía, la Gramática era hasta hace unos veinte años producto exclusivo de la Real Academia Española, pero a partir de entonces se empezó a instrumentar una política panhispánica y se dispuso que todas las 22 academias colaborasen en la tarea común de velar por el idioma que hablan 450 millones de personas, de las cuales casi un 10% viven en Estados Unidos.

D. Jaime Labastida, de la Academia Mexicana, dijo que la obra presentada en Estados Unidos es “una herramienta de reflexión sobre la estructura profunda de nuestra lengua”. “Desde hacía 80 años nuestra lengua carecía de una gramática oficial. Ahora la tiene”. “Es una obra panhispánica. El castellano adquirió carácter de lengua universal cuando cruzó el Atlántico”, declaró el académico mexicano.

D. Gerardo Piña-Rosales, director de la ANLE, certificó que “el español de Estados Unidos está ampliamente representado en la Nueva Gramática con los mil matices que le prestan hispanohablantes de todo el continente americano”, y mencionó entre los muchos autores hispanounidenses citados en la obra a Tomás Rivera, Miguel Méndez, Rolando Hinojosa-Smith, Isaac Goldemberg, Víctor Fuentes, Carlos Mellizo, José Luis Ponce de León y Eduardo Lago.

Piña-Rosales concluyó su presentación —llena de humor e ironía— dirigiéndose a D. Ignacio Bosque para decirle: “Gracias, Ignacio, por este hermoso y valiosísimo regalo, por esta Nueva Gramática de la Lengua Española, obra que confirma la unidad y la universalidad de nuestra lengua. Te aseguro que, por lo menos en mi caso, formará parte de mis libros de cabecera junto a la Biblia y el Quijote”.

Entre el público se encontraban D. Eugenio Chang-Rodríguez, D. Mordecai Rubin, D. Jorge I. Covarrubias, D.ª Leticia Molinero, D. Porfirio Rodríguez y D.ª Kathleen O´Connor, miembros y colaboradores de la Academia Norteamericana.

Jorge I. Covarrubias
Secretario
Academia Norteamericana de la Lengua Española