GERARDO PIÑA-ROSALES, DIRECTOR DE LA ACADEMIA NORTEAMERICANA DE LA LENGUA ESPAÑOLA (ANLE), TRIBUTA, EN NUEVA YORK, UN HOMENAJE A RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA

Publicado: Noviembre, 2009
NUEVA YORK (20/11/09).  En una fiesta copiosa de palabras e imágenes, el director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, Gerardo Piña-Rosales, tributó un homenaje a Ramón Gómez de la Serna y a los pioneros del surrealismo con una serie de sorprendentes “Fotogrerías” (textos y fotos), y dio a conocer sus “Instantáneas”, fotografías acompañadas de breves textos de ficción.
 
En su presentación, el escritor, fotógrafo y académico escudriñó los límites de la palabra y la imagen con una retahíla de microcuentos, en los que, según sus propias palabras, había empleado “una lente gran angular, distorsionante —como la de Valle-Inclán—, para reflejar una realidad ya distorsionada de por sí”.
 
Con un lenguaje rotundo, descarnado, irreverente, desenfadado, escatológico, violento y lúcido, Piña-Rosales fue comentando una serie de imágenes en lo que calificó de diálogo o contraste entre lo verbal y lo visual, que mantuvo en vilo al público reunido en el Hunter College de la City University of New York, en el corazón de Manhattan, la noche del viernes 20 de noviembre.
 
Gerardo Piña-Rosales en un momento de su presentación
 
La primera parte de la presentación —“Fotogrerías”— estuvo dedicada al Homenaje a Gómez de la Serna, a quien el director de la Academia hizo levantarse a regañadientes de su tumba para acompañarlo en un paseo surreal por las calles de Madrid; y la segunda fue el despliegue de sus “Instantáneas”, un calidoscopio de jirones desgarrados de la realidad y la surrealidad.
 
“La belleza, serena o convulsiva, de esas instantáneas de tiempo que se nos escapan, es lo que quisiera que mis fotografías transmitiesen”, declaró el disertante en la animada sesión de preguntas y respuestas que siguió a su presentación.
A través de un prisma evocador de Lautréamont, Cocteau, Marinetti, Huidobro y Gutiérrez Solana, Piña-Rosales fue “desrealizando” objetos familiares como puertas, ventanas, chimeneas, manos, relojes, platos. El texto “De los apareamientos con los maniquíes nacen las muñecas” fue un ejemplo de los giros sorprendentes que fascinó al público en una velada para el asombro.
 
Así se fueron sucediendo “instantáneas” como “El laberinto de Kafka”, “La desnudez de las sombras”, “Amores truncos”, “La vida como duelo”, “Para qué sirven los poetas” y muchas otras, ilustradas con fotografías, en una confirmación del dicho de Cocteau de que “no hay nada más subjetivo que el objetivo de una cámara”.
 
María Cornelio, profesora y directora del Programa de Traducción del Hunter College, y presentadora del acto, declaró que Piña-Rosales había intentado darnos una visión muy personal del mundo y de la vida, en textos e imágenes muy cercanas al surrealismo, pero sin caer en gratuitos oscurantismos. “Para Gerardo —afirmó—, la escritura, la fotografía, son modos de expresión naturales”.
 
PARA SU DIFUSIÓN INMEDIATA:
Contactos: 
comments powered by Disqus