ORLANDO RODRÍGUEZ SARDIÑAS ES INCORPORADO A LA ACADEMIA NORTEAMERICANA DE LA LENGUA ESPAÑOLA

Publicado: 2009

NUEVA YORK, 2009 _ Con un discurso magistral sobre “Otra y la misma: Voces desde el puente. Algunas claves de la poesía cubana de las dos orillas”, el autor y profesor Orlando Rodríguez Sardiñas quedó oficialmente incorporado como miembro Numerario a la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE).

En un acto celebrado en el Instituto Cervantes, al que asistió especialmente desde Madrid el secretario de la Asociación de Academias de la Lengua, Humberto López Morales, y que presidió el director de la ANLE Gerardo Piña Rosales, el nuevo académico (cuyo nombre literario es Orlando Rossardi), trazó las claves de la poesía cubana dentro y fuera de la isla para demostrar que la literatura trasciende divisiones y propende a la unión. 
 
De izqa. a dcha.: Jorge I. Covarrubias, Gerardo Piña-Rosales, Eugenio Chang-Rodríguez, Leticia Molinero, Humberto López Morales, Daniel Fernández, Orlando Rodríguez Sardiñas
 
La tradición exige que cuando alguien recibe el honor de ser incorporado a una academia de la lengua vaya más allá de un discurso formal y ofrezca un trabajo de investigación o creación como un verdadero aporte a su terreno de estudio. Con su trabajo a la vez erudito y ameno, ilustrado con ejemplos poéticos vívidos, Rossardi hizo honor a su propia poesía, uno de cuyos versos propone "si hemos de cantar, hagámoslo con ganas". 
 
En el acto, participaron Eduardo Lago, director del Instituto Cervantes en Nueva York, López Morales, Piña-Rosales y Eugenio Chang-Rodríguez, uno de los cofundadores de la ANLE. Después de la lectura del discurso de aceptación, Chang-Rodríguez le entregó a Rossardi el diploma que lo acredita como miembro de Número de la institución y Humberto López Morales le impuso la medalla de la Real Academia Española. 
 
Rossardi, que ha publicado ensayo, teatro, cuento y poesía, recordó lo que había dicho en su libro La última poesía cubana, de 1973, cuando afirmó que las antologías y los estudios de poesía cubana que se habían hecho hasta entonces pecaban "de partidarismos de uno u otro color y, amparados por políticas de estrechas miras tratan de ignorar la producción de 'la otra orilla' en un afán de reducir al olvido lo imposible de olvidar". 
 
Desde aquel trabajo, que "recogía poemas de autores de esos barrios vecinos que son la Isla y el Exilio" hasta el presente, que ha enhebrado en el ínterin obras poéticas como Los espacios llenos, Memorias de mí, Los pies en la tierra, Libro de las pérdidas, el flamante miembro numerario de la ANLE se hizo eco de "esas voces que desde el puente, en el ajetreo creativo de las dos orillas, van dejando escritas en publicaciones las huellas que delatan esa única madre nutricia que dio a luz esos hijos desperdigados hoy por el mundo entero". 
Rossardi cerró su exposición manifestando su esperanza de que "los poetas cubanos del barrio sur y del barrio norte nos demos pronto un libre y sincero abrazo de encuentro definitivo". 
 
Piña-Rosales pronunció la contestación del discurso, otra tradición mediante la cual la Academia responde, acepta y oficializa al nuevo miembro. "Orlando Rossardi, el hombre, el poeta —dijo Piña Rosales—, ha conocido, ha vivido, ha experimentado, ha trasmutado en poesía esas experiencias de la expatriación, del exilio, y ha logrado trascenderlas. La poesía, en este sentido, es, no ya la tabla de náufrago, vía catártica de escape, o arma de denuncia o reivindicación" (…) "En otras palabras, —concluyó el director de la ANLE— la poesía cubana, la que en realidad importa, es una, única, indivisible. Se puede exiliar a los hombres, pero no tanto a sus obras. La literatura cubana del exilio es parcela indesgajable de la literatura cubana".

Jorge Ignacio Covarrubias
Presidente de la Comisión de Información, ANLE

Contacto:
Jorge Ignacio Covarrubias