Gerardo Piña-Rosales y Luis Alberto Ambroggio presentan sendos libros en el Instituto Cervantes de Nueva York

Publicado: 09/2015

NUEVA YORK _ Con la presentación de dos libros sobre la presencia de los hispanos en Estados Unidos, la Academia Norteamericana de la Lengua Española rindió homenaje a una legión de millones de hombres y mujeres que aportan a la identidad en formación de una sociedad de inmigrantes desde el más humilde trabajo manual hasta las altas esferas de la literatura.

El director de la ANLE, Gerardo Piña-Rosales, presentó el volumen Los académicos cuentan, cuya edición tuvo a su cargo, con 34 relatos de académicos de todo el ámbito hispánico, y Luis Alberto Ambroggio, destacado miembro numerario de la institución, habló sobre su libro Estados Unidos hispanos, en el que destacó la presencia de la minoría más numerosa y sus valiosas contribuciones a la nación de la que han hecho su patria.

El acto público se llevó a cabo el jueves 24 de septiembre en el Instituto Cervantes, cuyo director Ignacio Olmos dio la bienvenida y resaltó la importancia del español en la gran nación del norte. Por su parte Jesús Ríos, editor de Long Island al Día, resaltó la incansable tarea de Ambroggio, poeta de proyección internacional, en favor de los hispanos.

Piña-Rosales reveló que el libro Los académicos cuentan surgió a raíz de una idea del escritor peruano Eduardo González-Viaña, residente en Oregon, miembro de la ANLE, quien propuso la edición de un libro que agrupara cuentos de representantes de las 22 academias del español en el mundo. Así fue como el volumen recoge relatos de miembros de las academias de Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay.

“Que los autores de estos relatos sean académicos de la lengua no debería extrañarle a nadie. O a casi nadie, porque siempre habrá algún que otro crítico a la violeta, ignorante y malicioso, a quien esta antología ha de antojársele oximorónica, como si el estudio de la lengua y la creación literaria fueran quehaceres incompatibles”, afirmó el director de la ANLE.

Por su parte Ambroggio, al presentar su libro Estados Unidos hispanos, resaltó la importancia creciente de una comunidad que ya representa el 17% de todos los habitantes de la nación y que para mediados de siglo se proyecta como la cuarta parte de toda la población, lo que significa que para ese entonces uno de cada cuatro pobladores será hispano.

“Aunque quisiera, no sé si comparto del todo la aserción de Daniel Ureña de que ‘el futuro de Estados Unidos será hispano’”, afirmó Ambroggio, “pero sí que el futuro de los Estados Unidos no puede ser planteado sin un amplio y profundo componente hispano, esencial, decisivo y auspiciante, no solo por el crecimiento demográfico, sino también dado el modo como en los últimos años los hispanos en los Estados Unidos han ido ganando terreno en el campo empresarial, universitario, en los medios de comunicación, la cultura, la política y un importante etcétera que marca una proyección significativa que abarca todos los aspectos de nuestra nacionalidad y vida ciudadana”.

Ambroggio dijo que el optimismo por el uso del idioma y la identificación con la cultura hispana en el futuro se alimentan con cifras que indican esta proyección, ya que el 60% de los hispanounidenses tienen menos de 35 años, 75% menos de 45, su edad media es de 28 años (mientras que la de todo EE.UU. es de 37 años). Y citó al decano de educación de la Universidad de California en Los Angeles, Marcelo Suárez Orozco, según el cual "sin un futuro feliz para nuestra comunidad latina (hispana) no hay un futuro feliz para Estados Unidos".

“Estos son algunos de los muchos hechos, estadísticas, anécdotas, temas que recogen las páginas de este libro que presento con orgullo. Pretenden simplemente servir de estímulo, de testimonio, de invitación a conocer y promulgar nuestra presencia histórica, social, política, económica, de 500 años, un grito de realidad fascinante, de honra, de satisfacción y de esperanza. Porque así celebraremos para siempre y cada vez más ¡El Estados Unidos hispano de ayer, hoy y siempre!”, concluyó.

El acto terminó con la actuación del guitarrista argentino Federico Díaz, quien interpretó piezas de Astor Piazzola.