Alicia Borinsky y Carmen Silva Corvalán, ganan el premio nacional “Enrique Anderson Imbert” 2021 de la ANLE

La Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) otorgó su Premio Enrique Anderson Imbert 2021 a las prominentes personalidades de las letras hispanas en Estados Unidos Alicia Borinsky, oriunda de Argentina, y Carmen Silva Corvalán, de Chile.

Este galardón anual tiene por finalidad reconocer la trayectoria de vida profesional de quienes han contribuido, durante varias décadas, con sus estudios, trabajos y obras al conocimiento y difusión de la lengua y las culturas hispánicas en los Estados Unidos.

“El altísimo nivel de las postulaciones recibidas este año demandó una ardua tarea de los once integrantes del jurado, que finalmente se decidió por las dos más destacadas”, comentó el director de la ANLE, Carlos E. Paldao, quien resaltó que inicialmente hubo 22 consultas que se concretaron en diez candidaturas y culminaron con seis nominados finales.

El jurado premió a Alicia Borinsky por una excepcional carrera académica y una notable creación literaria que enriquece las letras hispanas escritas en los Estados Unidos, y a Carmen Silva Corvalán por sus extraordinarias contribuciones a la teoría y metodología de la sociolingüística y la pragmática de la lengua española, que han logrado cambiar los paradigmas existentes, aportando modelos metodológicos y analíticos adoptados por la comunidad científica mundial.

Alicia Borinsky

Alicia Borinsky estudió en la Universidad de Buenos Aires y recibió su licenciatura y maestría por la Universidad de Pittsburgh. Se doctoró en Lenguas y Literaturas Hispánicas también por la Universidad de Pittsburgh con la tesis Macedonio Fernández y la nueva novelística. Después de enseñar en universidades norteamericanas, como Johns Hopkins, Harvard, Brown y Washington University, actualmente es profesora de letras hispanas en el Departamento de Romance Studies de la Universidad de Boston y asociada al Pardee School a través del Centro de Estudios Latinoamericanos y es Directora del Programa de Estudios Culturales de la Universidad de Boston en Buenos Aires.

Su visión original y transformadora de la literatura ha abarcado múltiples periodos y tendencias, desde la vanguardia latinoamericana y el amplio período del “Boom”, los estudios culturales transnacionales, la teoría literaria y de género, hasta la literatura latina escrita en los Estados Unidos y la teoría y práctica de la traducción literaria. Sus 19 libros publicados (y otro en preparación) son minuciosos universos donde destacan el humor, la ironía, el empleo sin concesiones del habla coloquial, la lúcida exploración de la intimidad femenina. Golpes bajos retrata en instantáneas el caos de la sociedad argentina moderna. Mujeres Frívolas quiebra con lucidez los estereotipos sobre lo femenino. Tanto su obra crítica como creativa ha merecido importantes distinciones como el Latino Literature Prize for Fiction y la beca John Simon Guggenheim Foundation Fellowship. De su vocación generosa nació el Programa “Writing in the Americas” o “Escritura en las Américas”, que permitió por años el inspirador intercambio entre estudiantes y famosos escritores hispanoamericanos que proyectó el universo hispanounidense al mundo panhispánico.

Al ser informada del resultado del certamen, Borinsky declaró: “Me siento honrada y conmovida por este reconocimiento. Gracias a quienes han considerado mi carrera tan generosamente. Vivir en Estados Unidos en español fue durante años casi un secreto de minorías, con sus tramas invisibles para quienes hablaban en inglés. Esa soledad especial de un rincón propio perfeccionado con su música fue y es un motor para mi escritura unida a la necesidad de inserción del español en este país. El gesto de la Academia Norteamericana de la Lengua Española afirma esa inserción, sube el volumen de mi voz en español en el aquí y ahora. Me complace pensar que no soy la única beneficiaria sino parte de un coro cada vez más audible. El país cambia, cambiamos al país.”

Carmen Silva Corvalán

Carmen Silva Corvalán, doctora en lingüística por la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), fue nombrada profesora de Lingüística Hispánica en el Departamento de Español y Portugués de la University of Southern California (USC), institución en la que permaneció hasta su retiro, con el título de Profesora Emérita de Español, en 2014. Antes, había completado estudios de pregrado en la Facultad de Filosofía y Letras y en la Facultad de Educación de la Universidad de Chile en Santiago.

Gracias a la competitiva beca del British Council estudió un Magister en Educación en el Institute of Education de la Universidad de Londres (1971-1973). Fue ahí donde conoció el trabajo de Basil Bernstein, sociolingüista y sociólogo de la educación, que inspiró su inquietud por definir relaciones científicamente observables entre el uso del lenguaje y los factores geográficos y socioeconómico-culturales. Recibió becas de la Fundación Ford para seguir estudios de doctorado en lingüística en la UCLA, las que se complementaron con una beca de la National Science Foundation para el trabajo de campo conducente a su tesis doctoral. Ya para entonces la profesora Silva-Corvalán había realizado interesantes estudios del español hablado por adultos en el oeste de Los Ángeles y por adolescentes en el Valle de San Fernando, ambos barrios con una alta concentración de mexicoamericanos, la comunidad hispana más numerosa en el Suroeste. Esta investigación, plasmada en su obra Language Contact and Change: Spanish in Los Angeles, fue galardonada en 1995 con el prestigioso premio Phi Kappa Phi Faculty Recognition Award. Asimismo, como investigadora de campo, ha estudiado el español hablado en diversas ciudades del mundo panhispánico dando como resultado una amplia y variada gama de actividades.

“Recibir el Premio Nacional “Enrique Anderson Imbert” de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) es un honor inesperado –expresó Silva-Corvalán al enterarse del resultado del certamen–. Educada en las escuelas públicas de un pequeño pueblo chileno, no habría podido imaginar entonces que mis estudios del idioma español serían un día reconocidos por una institución de tan alta jerarquía como es la ANLE, baluarte de la lengua y la cultura de los hispanos en este país. Desde el principio de mis estudios de lingüística sentí admiración por maestros que habían dedicado su vida al estudio del idioma español, su historia, sus varias manifestaciones dialectales, su riqueza léxica. Investigadores como María Moliner, Manuel Alvar, Erica García, y otros que como Humberto López Morales han aportado valiosas obras sobre el español estadounidense, fueron modelos que guiaron mi ruta académica. Estoy muy agradecida a colegas y a miembros de la ANLE por su valoración de mi labor en el campo de la lingüística hispánica. Es un orgullo para mí aceptar este premio en mi nombre y en el de los que fueron mis alumnos y hoy mantienen vivo el estudio del español en los Estados Unidos y más allá”.

Ganadores anteriores

Esta es la novena vez que se otorga el premio Enrique Anderson Imbert de la ANLE. Los ganadores anteriores fueron Elias Rivers y Saúl Sosnowski (2012-13), Nicolás Kanellos (2014), Manuel Durán Gili (2015), Raquel Chang Rodríguez y David T. Gies (2016), Matías Montes Huidobro (2017), Enrique Pupo-Walker y Rolena Adorno (2018), Enrique Lamadrid (2019) y Roberto González Echevarría (2020).