Presentación

Aunque la idea de su fundación se venía gestando desde hace más de 100 años, La Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) no se plasmó en realidad hasta 1973.

Fue Tomás Navarro Tomás, miembro de la RAE, exiliado en Nueva York, quien inició el proyecto de creación con la colaboración del chileno Carlos McHale, el peruano Eugenio Chang-Rodríguez, el ecuatoriano Gumersindo Yepes, el puertorriqueño Juan Avilés y los españoles Odón Betanzos Palacios y Jaime Santamaría.

Desde 1973 hasta 1978, Carlos McHale dirigió la Academia Norteamericana y, tras su fallecimiento, lo sucedió Odón Betanzos Palacios. En 1980, en el Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) celebrado en Lima, la ANLE fue admitida como miembro de la ASALE, con los mismos derechos y obligaciones que las otras corporaciones. Desde 2008 dirige la Academia Gerardo Piña-Rosales.

Su objetivo principal es fomentar la unidad y defensa de la lengua española en los Estados Unidos. En 2009 firmó un convenio de colaboración con la Administración estadounidense con el fin de mejorar y normalizar las comunicaciones con la sociedad hispanohablante. Con este acuerdo se reconoció a la ANLE como máxima autoridad del español en el país.

La ANLE cuenta con cincuenta académicos de número. Según sus estatutos, han de residir en los Estados Unidos en el momento de su ingreso. Los miembros correspondientes son ciento cincuenta, los cuales pueden vivir en cualquier parte del mundo. Además, existe una tercera categoría, la de colaboradores. La ANLE tiene su sede en Nueva York y tres delegaciones: en Washington, D.C.; Florida y California.

A lo largo de la historia de la institución se han editado diferentes publicaciones; la primera de ellas, el Boletín de la Academia Norteamericana (BANLE) en 1976, que contiene principalmente estudios lingüísticos y filológicos hispanos. Además, la Academia lanza periódicamente, bajo la dirección de Silvia Betti, la revista digital Glosas, dedicada al estudio del español en y de los Estados Unidos, y a los temas relacionados con ello, sin olvidar los problemas de la traducción.

Entre los libros publicados por la Academia Norteamericana destacan:

La Academia Norteamericana publica también la Revista de la ANLE, dirigida por Carlo E. Paldao, y el Boletín Octavio Paz, editado por Luis Ríos, ambas publicaciones de carácter literario, y el Boletín informativo, que dirige Alicia de Gregorio.

Actualmente, la ANLE colabora con Yahoo! con un espacio llamado Lengua viva, sobre curiosidades del idioma. La institución concede el Premio Enrique Anderson Imbert, destinado a quienes han contribuido con sus estudios, trabajos y obras al conocimiento y difusión de la lengua y la cultura hispánicas en los Estados Unidos.

Compuesta por profesionales de distintos campos del conocimiento, la ANLE cuenta con trece comisiones que se encargan de los trabajos académicos propios y seis subcomisiones que colaboran en los proyectos comunes de la ASALE.