"Tiempo” de “AIS” (ICE)

No sabemos con precisión cuándo surgió este disparate acronómico, pero ya es hora de que nuestros amigos de la prensa hispana lo supriman, puesto que no es apto ni para nuestro idioma, ni para nuestra cultura, ni, obviamente, para el bienestar de nuestra etnia (en más de un sentido).

Aparte de los sobresalientes defectos que tiene este pobre “servicio” gubernamental, la designación “AIS” es totalmente absurda, pues corresponde a la pronunciación de su sigla en el ajeno idioma de origen, lo que resulta incómodo, desencajado y carente de sentido en el nuestro. Caso diferente, pongamos por ejemplo, es el de UNESCO, fácilmente pronunciable y morfológicamente concordante con nuestro sistema.

Si quieren ponerle un apodo o nombrete, pues ya contamos con “Migra”, y si desean “traducirle” la sigla, pues muy fácil: CAI, Control de Aduanas e Inmigración (Immigration and Customs Enforcement). Nunca le pondríamos los sustantivos en orden inverso, “CIA”, ya que podría confundirse con otra entidad gubernamental de carácter mucho más tenebroso, por no decir cuajado de peligros.

Empleamos “tiempo” en nuestro titular para traer a colación otro yerro de la radio- y teledifusión hispana, consistente en traducir literalmente los husos horarios (time zones) con términos como “Tiempo del este”, “Tiempo central”, etc. A la voz tiempo le sobran acepciones en español, pero esta no es una de ellas. Para tal significado se usa hora, y como ya hemos dicho en múltiples ocasiones, el empleo de ESTE no es para nada acertado, ya que la voz cumple demasiadas funciones gramaticales —adjetivo, sustantivo, pronombre— y en cada caso tiene múltiples acepciones. Para ello sería más lógico algo por el estilo de “Hora del Atlántico”, siguiendo la pauta de “Hora del Pacífico”.

En resumen, sugeriríamos que es hora de cambiar y usar “Migra”, “Inmigración” o en último caso “CAI”.

“Marina”, voz inglesa. Pues sí, aunque no se crea, es voz incorporada a esa lengua —si bien con raíces en la nuestra—, a partir del étimo mar. Pero con una importante diferencia: en inglés, marina no se refiere a la “marina mercante” ni a la “de guerra”, sino a un embarcadero o atracadero a cuyos muelles se arriman y amarran diversas naves, mayormente de poca eslora, para fines de placer o recreo. En conclusión, evítese emplear marina con su significado anglo.

Hombre hispano”. Nuestros amigos los “noticiólogos” siguen haciendo de las suyas, traduciendo literalmente (hispanic man), sin pensar que como “hispanO” ya nos da el género, sabemos que se trata de un hombre. Y si es mujer, basta con “hispanA”. De lo contrario acabaríamos disparatando con “mujer embarazada” y “guerrero masculino”.

PUBLICIDAD EN ESPAÑOL. Iniciamos en esta entrega una sección en que analizaremos los yerros y dislates de las agencias encargadas, supuestamente, de promover bienes y servicios entre la población hispana de EE.UU.

Una poderosa cadena de comida rápida nos regala este “sinsonete” (lo parodiamos levemente): “Este sándwich tiene muchas cosas pequeñas sabrosas”. Como para “cosas pequeñas” tenemos el coloquialísimo y simpático diminutivo (por cierto inexistente en inglés) que también sirve para hacer rima juguetona y memorable con el siguiente adjetivo, ¿no está claro que han traducido a la letra el lema originario? ¿Qué tal esta versión, que les bridamos totalmente gratis y sin compromiso alguno?: “Un sándwich repletito de cosas sabrositas”.